La compraventa de viviendas en España sigue creciendo a un ritmo imparable. El mes de mayo se cerró al alza con una subida del 4,7% respecto a 2017, y cerca de 50.000 viviendas cambiaron de manos según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta subida no se ha producido de forma pareja en todas las comunidades de España. En algunas regiones con gran actividad inmobiliaria como Baleares, Cataluña, Asturias o Cantabria las transacciones incluso cayeron notablemente respecto al año anterior. En Baleares se ha producido un descenso del 26,4% respecto al mismo mes de 2017 y en Cataluña el bajón ha sido del 10,7%.

Según el INE, por el contrario, en Madrid, otro de los focos inmobiliarios clave del país, la compraventa ha crecido un 6,6%. También han destacado otras comunidades como La Rioja, Navarra o Murcia.

¿Por qué se está produciendo este crecimiento en la compraventa de viviendas?

Según el fundador de Red Expertos Inmobiliarios y del instituto de formación inmobiliaria IFEM, Eduardo Molet, la principal razón de esta subida es debido a la vuelta del crédito hipotecario y a la mejora del contexto económico. Por supuesto no estamos en los máximos registrados durante el boom inmobiliario, pero en lo que va de año el crecimiento siempre ha sido positivo y hemos alcanzado un 13% de incremento respecto al año pasado.

¿Qué tipo de vivienda prefieren los compradores?

Los españoles volvieron a decantarse claramente por la vivienda de segunda mano, con precios más bajos, aunque la comercialización de nuevas promociones de vivienda en España ya se refleja en las estadísticas del INE y, de hecho, el ritmo de crecimiento anual es mayor en el mercado de casas a estrenar.El 17,6% de las viviendas transmitidas por compraventa en mayo fueron nuevas y el 82,4% usadas, aunque el crecimiento de estas últimas fue de un 3,7% y de las nuevas un 9,2% respecto a mayo de 2017.