Durante el 2017, el sector inmobiliario continúa ofreciendo interesantes oportunidades de inversión, reflejando el buen momento que vive el ciclo económico español. La compraventa de viviendas en septiembre cerró con 38.610 transacciones, un aumento interanual del 11%. Con este dato, las ventas de casas en lo que va de año superan las 354.400 operaciones, un 13,6% más que en el mismo periodo de 2016, y apenas 50.000 viviendas menos de las que vendieron durante todo el año pasado, según los datos del INE.

La segunda mano está siendo el principal motor del repunte en el sector, una situación positiva que se mantendrá en nuestra opinión durante los próximos 2 años, debido a las previsiones de crecimiento económico y a las mejoras en el mercado laboral, lo cual tiene una importancia determinante para la demanda de vivienda.

Por otra parte, la inversión inmobiliaria sigue siendo atractiva desde el punto de vista de la rentabilidad que ofrece y lógicamente el aumento con la tendencia al alza que actualmente se aprecia en la oferta de alquileres por la fuerte demanda de los mismos. En cuanto a los productos financieros nos encontramos con una gran oferta de posibilidades hipotecarias que redondean un escenario ideal para que se mantenga la tendencia positiva.

En nuestra opinión tres cuartas partes del proceso de recuperación de precios se han producido ya. En los próximos meses los precios irán ralentizando su tendencia al alza debido a que el ratio de esfuerzo para la adquisición de una vivienda está en niveles elevados, es decir que una familia media debe dedicar algo más de 6 años y medio de su renta total anual al pago de una vivienda.

En resumen, es estos momentos podemos decir que el sector de la compraventa está en auge y lo normal es que se vaya estabilizando el mercado.