El nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, aprobado en el Consejo de Ministros el pasado 9 de marzo, contempla por primera vez ayudas para obras en inmuebles unifamiliares y reformas en el interior de las viviendas.

Las ayudas públicas cada vez llaman a más puertas de ciudadanos españoles con el objetivo de mejorar este capítulo en nuestro país. El propósito de este nuevo Plan Estatal es que más propietarios puedan ejecutar con desahogo obras de conservación, accesibilidad, seguridad y de mejora de la eficiencia energética de sus inmuebles.

Con el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, no solo las comunidades de vecinos tendrán derecho a percibir dinero público para restaurar zonas comunes, sino que también, y por primera vez, las viviendas unifamiliares y los pisos individuales podrán recibir una subvención para ser reformadas exterior e interiormente.

Las condiciones para poder obtener estas ayudas además son más flexibles. Por ejemplo, todos los inmuebles construidos antes de 1996 podrán pedir estas concesiones mientras que con el antiguo plan las viviendas tenían que ser anteriores a 1981. Además, también se abre la mano para que las segundas residencias, pisos vacíos o alquileres vacacionales puedan recibir subvenciones.

En cuanto a la cuantía máxima de la ayuda, cabe destacar que en caso de obras de conservación es de 3.000 euros mientras que si las obras son para mejorar la accesibilidad el montante ascendería hasta los 8.000 euros. Se podrían alcanzar los 14.000 euros por casa para personas con discapacidad. En cualquier caso, por norma general las ayudas no podrán superar el 40% de la inversión.

Estas medidas han sido acogidas de buen agrado por el sector, ya que supondrán un estímulo para aumentar las reformas y rehabilitaciones de miles de viviendas en nuestro país.