El principal factor de este crecimiento ha sido el abaratamiento de los préstamos

El sector inmobiliario sigue mejorando y el aumento de la demanda de inmuebles se está haciendo notable en casi todas las regiones de nuestro país.

Uno de los factores que está contribuyendo a esta buena dinámica es el abaratamiento de la financiación. Sólo en enero el número de hipotecas creció cerca de un 10% respecto al año anterior y se firmaron 29.778.

La competencia entre entidades bancarias ha provocado que los tipos de interés sigan cayendo. Cabe destacar que las hipotecas a tipo variable son las que están experimentando la mayor rebaja, aunque las entidades bancarias siguen tratando desde hace unos años que las hipotecas a tipo fijo se pongan de moda. De hecho, han conseguido que el 62,8% de las hipotecas sobre viviendas sean de tipo variable y el 37,2% a tipo fijo. En enero las hipotecas a tipo fijo experimentaron un aumento del 5,9% en tasa anual.

Las regiones con mayor número de hipotecas constituidas sobre viviendas en enero fueron Andalucía con 5.775 hipotecas, Comunidad de Madrid con 5.115 y Cataluña con 4.865. Las mismas en las que se prestó más capital: Madrid cerca de 1.000 millones de euros, Cataluña rozando los 700 millones y Andalucía los 600 millones.

2018 ha arrancado con datos muy positivos para el sector y continúa la tendencia de los últimos cuatro años. En 2017 los bancos concedieron más de 300.000 hipotecas nuevas, su cifra más alta desde 2011 cuando se superaron los 400.000 préstamos hipotecarios.

Según los expertos el crecimiento de la financiación este año será más prudente y moderado debido a la normalización a la que tiende el mercado, aunque seguirá, eso sí, con tendencia positiva.