La nueva normativa pretende evitar los abusos que sufrieron los consumidores en la etapa de la crisis y establece un marco más garantista para el solicitante de un préstamo hipotecario

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, España atravesó una serie de años difíciles. Las cláusulas hipotecarias abusivas, los escándalos bancarios y los numerosos desahucios castigaron mucho un país sumido en plena crisis económica. A raíz de este problema que acusó la sociedad española, y para establecer cierto orden y paz en un sector muy tocado, el Gobierno se puso a trabajar en una nueva Ley Hipotecaria que controlase los desmanes de la banca y a su vez estableciese ciertas garantías para el consumidor.

Fruto de este trabajo se creó la nueva normativa aprobada en 2017, y que actualmente está en fase parlamentaria a la espera de que quede registrada en el BOE.

Las principales novedades de esta nueva Ley Hipotecaria son las siguientes:

  1. Cambio de interés variable a fijo sin pago de comisiones

A partir del tercer año de vida de una hipoteca a interés variable, se podrá pasar a un fijo negociado sin que por ello se apliquen dudosas cláusulas, comisiones ni penalizaciones.

  1. Fin a la vinculación obligatoria con el banco

En los últimos años los bancos han venido compensado el valor negativo del euríbor con la obligatoriedad de contratar productos adicionales para tener la hipoteca, como seguros del hogar, del automóvil, de vida, etc. A partir de la nueva ley, no será legal que condicionen la aceptación del solicitante a la contratación de estos productos, conocidos como vinculados.

  1. Cambio de entidad bancaria sin penalización

A partir del quinto año de vida de la hipoteca, podremos resolverla sin penalizaciones y llevarla a otro banco que nos dé mejores condiciones.

  1. Procesos de desahucio más difíciles de activar

A partir de la nueva ley, será preciso que nuestro impagado durante la primera mitad de vida de la hipoteca alcance el 2% de la deuda total, y en el resto de vida tiene que subir hasta el 4% para que nos puedan desahuciar. Hasta la fecha bastaba con que no se pagasen tres cuotas mensuales.

  1. Contrato básico estándar

La nueva ley contempla la creación de un contrato estándar con las cláusulas básicas al que se podrá acoger el consumidor y sobre el que el banco deberá perfilarle una proyección de los pagos que tendrá que hacer hasta la extinción de la hipoteca.

  1. Mayor transparencia con el consumidor

Uno de los pilares de la futura normativa es la transparencia con el consumidor sobre las cargas y límites que comporta su hipoteca. A este respecto, para certificar que estamos perfectamente enterados, podremos solicitar el examen gratuito de un notario que dará fe de nuestro pleno conocimiento.

  1. La penalización por retrasos en el pago tendrá límites

Si nos retrasamos en el pago de una mensualidad, la penalización máxima que nos podrán imponer será de un interés adicional de tres veces el interés legal del dinero. Con la antigua ley no se regulaba este aspecto y se daban casos abusivos con penalizaciones a interés del 25% sobre la mensualidad o superior.