El certificado de eficiencia energética o certificado energético es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble.

En este sentido, la certificación energética califica energéticamente un inmueble calculando el consumo anual de energía necesario para satisfacer la demanda energética de un edificio en condiciones normales de ocupación y funcionamiento.

El proceso de certificación energética concluye con la emisión de un certificado de eficiencia energética y la asignación de una etiqueta energética. La escala de calificación energética es de siete letras y varía entre las letras A, edificio más eficiente energéticamente, y G, edificio menos eficiente energéticamente.

¿Por qué necesito el certificado energético?

La norma actual exige que todos los edificios existentes, cuando se vendan o se arrienden, dispongan de un certificado de eficiencia energética. Por ello, resulta obligatorio disponer de dicho certificado que el notario pedirá antes de proceder a realizar la venta o contrato de arrendamiento correspondiente.

El certificado tiene una validez de 10 años y el propietario es responsable de la renovación o actualización conforme a lo que establezca el órgano competente de su Comunidad Autónoma.

El incumplimiento del Real Decreto se considera infracción y se sanciona de acuerdo con lo dispuesto en las normas de rango legal que resulten de aplicación. En principio, hay tres tipos de sanciones: leve, grave y muy grave, y las cuantías van desde los 300 euros hasta los 6.000 euros.